Tanda de vídeos #1 Diggin’ in the Carts

¿Os habéis dado cuenta de una cosa? Los videojuegos tienen música. Sí, ya se que no os estoy descubriendo América, pero me gustaría empezar esta entrada así. Un gaje constante en todo el oficio de lo audiovisual es que la música y los sonidos siempre se observan tarde. Nadie niega su importancia, pero se mira tarde, sobre todo cuando los creadores son novatos y al terminar su obra dicen “oh, ¿que pasa con el audio?”. Los videojuegos no son una excepción.

He vivido de primera mano esa tendencia olvidadiza al haber trabajado en algún que otro proyecto, y con las prisas los más toscos deciden usar composiciones aleatorias, de uso libre y efectos de sonido prefabricados. Esto da como resultado que no tengan un audio adecuado a su juego, así que el sonido no se añade porque quieran tenerlo sino porque tienen que tenerlo. Atendamos a esa diferencia clave, porque una implica un esfuerzo, y otra una obligación.

Continue reading →